lunes, 24 de junio de 2013

Descuentos para autónomos en el mantenimiento y reparación de tu vehículo

En los tiempos que corren, ser autónomo no es tarea fácil ya que hay que asumir muchas responsabilidades y arriesgar para poder cumplir con todas las obligaciones y compromisos de la empresa.
En muchas ocasiones, los autónomos necesitan de vehículos comerciales, furgonetas o vehículos de empresa para desarrollar sus actividades empresariales con éxito. Es el caso de muchos autónomos que necesitan de un medio de transporte para poder trabajar. 

Esta situación complica la vida de muchos emprendedores que no pueden hacer frente al gasto que supone la compra de un nuevo vehículo para la empresa. Por ello es importante que estos trabajadores sepan encontrar las mejores ofertas y descuentos para autónomos que ofrecen las empresas y talleres del sector, como Autocasió88.

Autocasió88 es un grupo de talleres ubicados en Barcelona con más de 25 años ofreciendo el mejor servicio mecánico en las mejores condiciones. Además cuentan con un amplio stock de venta de vehículos de segunda mano a precios muy atractivos para particulares y autónomos.

Estos talleres ofrecen un gran abanico de servicios destinados a satisfacer las necesidades de sus múltiples clientes. Entre los servicios que ofrece Autocasió88, destaca un completo servicio de mantenimiento y reparación orientado únicamente a profesionales y autónomos.

Este servicio ofrece unos importantes descuentos en el coste del mantenimiento de los vehículos de una empresa y de autónomos, así como de las reparaciones de furgonetas y de los vehículos comerciales.
En Autocasió88 se encargan, además de gestionar, programar y realizar las inspecciones de los vehículos y las ITVs. También disponen de un servicio de entrega y recogida a domicilio y vehículos de sustitución para reparaciones y mantenimiento.

Los autónomos que se acojan a este servicio para despreocuparse del mantenimiento de sus vehículos comerciales gozarán de una atención preferencial y multitud de facilidades para hacer más fácil su día a día y poder trabajar de la forma más eficiente y cómoda posible.


miércoles, 5 de junio de 2013

Moldes Imprescindibles en la Cocina

A la hora de plantearse la realización de un postre de repostería, nadie pone en tela de juicio la necesidad de contar con materias primas de primerísima calidad: leche, chocolate, galletas, bizcochos, almendras, frutas o cualquier ingrediente de los incluidos deben aportar al resultado una excelencia incuestionable. Algo similar ocurre con los moldes de repostería: merece la pena invertir un poco más en ellos para poder elaborar estos postres en unos continentes de calidad. Su excelencia ofrece un mejor resultado al paladar, pero no sólo eso: también resultan más fáciles de limpiar y, a la larga, duran muchísimo más.

Es importante, aunque sólo en la medida de lo posible, utilizar los moldes de repostería especificados por la receta. No hacerlo así puede conllevar disgustos de última hora, como que el bizcocho adquiera un aspecto pálido y chafado, si el recipiente ha sido demasiado grande -una tendencia bastante habitual, por cierto- o todo lo contrario, si éste es demasiado pequeño, con el riesgo consiguiente de que el bizcocho se derrame por el horno. Lancaria cuenta en su tienda con una gran variedad de moldes de respostería para todas las necesidades.

Como pauta general podemos afirmar que los moldes de repostería hechos con vidrio o con metales no brillantes favorecen una cocción más rápida y homogénea, por lo que resultan más aconsejables que los otros. Contar con unas paredes gruesas y robustas influye positivamente, también, en el poder de la cocción, lo cual es importante, por ejemplo, en el caso de los bizcochos crujientes y los brownies.

Sea como sea, la capacidad personal, la intuición y la experiencia adquirida son los mejores aliados al realizar nuestra selección de moldes de repostería. No debemos caer, en cualquier caso, en una paranoia adquisitiva que nos lleve a acumular infinidad de tipos, formatos y modelos. Bastará con aquellos formatos más versátiles de los productos que habitualmente preparamos. Con unos cuantos de ellos podremos realizar una gran cantidad de postres sin renunciar a la calidad y al sabor más singulares.

Interruptores y sus Tipos

Los interruptores nos permiten cambiar o interrumpir el recorrido normal de una corriente eléctrica. Su forma más sencilla y característica está compuesta de dos bornes metálicos y un actuante. Los dos bornes o contactos se unen a través del actuante, permitiendo así que la corriente eléctrica siga su curso, y al desunirlos se produce el corte del suministro de electricidad.

Materiales comúnmente utilizados

Los materiales que se usan para la fabricación de los interruptores dependerán de la finalidad para la que estén diseñados. En la mayor parte de los casos, en cuanto a los interruptores habituales que podemos encontrar en cualquiera de nuestras casas, están compuestos por una aleación de latón, que no es sino una mezcla de cobre y de zinc, en un porcentaje de 60/40 respectivamente. Se suele utilizar este tipo de aleación debido a su alta resistencia ante la corrosión y su buena conductividad. En ocasiones también se pueden utilizar interruptores compuestos de aluminio en su mayor parte, ya que también es altamente resistente a la corrosión y su conductividad también es muy alta. El problema del aluminio es que encarece bastante el precio final. Para los interruptores especiales en los que se requiere una mínima pérdida de de energía se utiliza el cobre en estado puro, pues es el mejor conductor eléctrico de precio razonable que existe en el mercado, aunque le supere la plata en cuanto a conductividad real. En este caso hay que tener cuidado con exponerlo a condensaciones o humedades, ya que el cobre puede acabar formando el llamado óxido de cobre, que cubriría la superficie del interruptor e interrumpiría por tanto el contacto. La forma más adecuada para proteger el cobre en estos casos es aplicarle un baño de estaño, de níquel, de plata e incluso de oro.

Los interruptores los podemos encontrar por todas partes en nuestra vida diaria. Pueden ser de pared, para encender lámparas de techo o luces indirectas. Están también en todos los aparatos eléctricos y electrodomésticos caseros, en altavoces, en formatos de cuadros de luces, en aviones, en coches. El interruptor es, en definitiva, parte común y necesaria de nuestro modo de vida actual.